Galería

Workether, huyendo de la cultura del cubículo

En un momento en el que el paro aumenta jornada tras jornada y las condiciones laborales son cada día más complejas, aparece un espacio en el que los profesionales pueden trabajar a gusto. Se trata de Workether, una alternativa valenciana que va más allá del ‘co-working’ y aboga por ser un lugar de aprendizaje constante.

Pepe Borrás, Pau Sempere, Carlos Pérez y Ángel Raúl Molina, los padres de Workether. Foto: © Manuel Molines/Levante-EMV.

Pepe Borrás, Pau Sempere, Carlos Pérez y Ángel Raúl Molina, los padres de Workether. Foto: © Manuel Molines/Levante-EMV.

Los padres de este proyecto son cuatro jóvenes formados en el ámbito de la comunicación, el diseño, la publicidad y la informática. Sus nombres son Pepe Borrás, Pau Sempere, Carlos Pérez y Ángel Raúl Molina. Pero, ¿qué es para ellos el ‘co-working’? “Se trata de un espacio de inspiración colectiva donde surgen ideas de formas inesperadas”, comenta Sempere, director de Comunicación. Sin embargo, el joven periodista lamenta que cada día “se prostituya más este término”. Para ellos hay que “integrar la inspiración, no ofrecer un espacio de trabajo y desentenderse”.

Las instalaciones de Workether cuentan con espacios para trabajar pero también para evadirese. Foto: © Álex Contell.

Las instalaciones de Workether cuentan con espacios para trabajar pero también para evadirese. Foto: © Álex Contell.

Las instalaciones de Workether cuentan con mesas de trabajo individuales y para grupos, una mesa de reuniones, una sala de presentaciones y eventos y un salón. Cuenta también con cocina, zona de relax con máquinas para hacer deporte, un mini golf, un ping-pong y una terraza en la que evadirse de la rutina. Esto es lo que ofrece este proyecto valenciano, un espacio de inspiración colectiva y de desarrollo personal para que empresas y ‘freelances’ que trabajan en casa encuentren un lugar acogedor e inspirador.A partir de 150 euros al mes para un trabajador o 500 euros si se trata de un grupo, los y las interesados pueden encontrar su espacio de trabajo entre las cuatro paredes de Workether.

Pau invita a la ciudadanía a evadirse del ambiente de pesimismo y desilusión que campa a sus anchas por la ciudad porque “el mundo está lleno de gente brillante que solo necesita un lugar para florecer”. Y este lugar tiene el plus de ser un espacio de enriquecimiento constante. Pepe Borrás, director del proyecto, explica que Workether se trata de un “neologismo que nace de la combinación de las palabras que forman la frase ‘working together’, ‘trabajando juntos’ en inglés”. Decidieron omitir cualquier referencia al término ‘co-working’ porque “Workether es mucho más que un lugar de trabajo”, sentencia Borrás.

Reciclaje y aprendizaje

Además de “superar la cultura del cubículo”, estos jóvenes buscaron “encontrar la forma de trabajar en un espacio abierto, junto a profesionales de distintos campos”, comenta el director. De esta forma se pueden crear “sinergias personales y profesionales”, añade Sempere. Desde este lugar en la calle Serpis de Valencia apuestan por el constante reciclaje y aprendizaje. La inauguración de Workether corrió a cargo de Gurmersindo Lafuente, director adjunto de ‘El País’ y fundador de ‘Soitu’. Toda una declaración de intenciones.

Con el objetivo de ser portal de tendencias y actividades culturales internacionales también han acogido recientemente la Red Bull Music Academy o la presentación de Growmed, la mayor feria de cannabis terapéutico jamás celebrada en España. Otra de las actividades que han ofrecido ha sido un taller de Pinterest, la tercera red social más importante en estos momentos como herramienta de comunicación o de branding personal. Próximamente tienen organizado un curso de rescritura de guión, impartido por Alicia Luna, ganadora de un Goya por la película ‘Te doy mis ojos’.

Sin ayudas para emprendedores

Como jóvenes y emprendedores, lamentan no haber recibido ninguna subvención. Admiten que hoy en día es muy difícil iniciar un proyecto si no se cuenta con financiación privada potente. Agradecen la colaboración de algunos padrinos y familiares, sin los cuales Workether no sería una realidad.

Son conscientes de que “los comienzos siempre son difíciles”, pero han decidido no rendirse y continuar con su proyecto porque “hemos recibido numerosas propuestas de colaboración, tanto particulares como pymes”, anuncia Pepe Borrás. Además, adelantan que pronto saldrá a la luz Workether Labs, “un laboratorio para experimentar y desarrollar proyectos digitales”. Borrás valora que sus compañeros “no tengan miedo a equivocarse”, a lo que añade que “innovar significa arriesgar, aunque más arriesgado es no innovar”.

Estos jóvenes emprendedores invitan a entrar, a dejarse llevar. Mientras el mundo parece que se hunde, muy cerca de la plaza Xúquer de Valencia se encuentra este espacio que supone un punto de inflexión con la realidad. Un lugar, decorado con impresionantes lienzos del colectivo artístico Docs que incitan a dejar volar la imaginación. Y es que ya lo dice Borrás: “será un afortunado ‘feng shui’, o la combinación de los talentos que han pasado por aquí, pero realmente se siente la inspiración colectiva en el ambiente”.

Publicado en Nonada el 18/04/2012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s