Galería

“Podemos sacar mayor rendimiento del petróleo y producir menos CO2”

Avelino Corma (1951) nos atiende tras una videoconferencia con colegas de gremio. Este químico y fundador del Instituto de Tecnología Química (ITQ) de la Universidad Politécnica de Valencia, ha descubierto un material cristalino con múltiples propiedades con potenciales aplicaciones industriales para la obtención de energías cada vez menos contaminantes.

Estas moléculas, llamadas zeolitas, han sido el hallazgo químico más importante del pasado 2011 según la prestigiosa revista Science. Avelino Corma, el investigador español más citado, es autor de más de 700 artículos, tres libros y más de un centenar de patentes. Este especialista en catalizadores y  procesos catalíticos se muestra satisfecho y orgulloso de la aplicación industrial de los trabajos que llevan a cabo en el centro.

A lo largo de su carrera Corma ha recibido numerosos reconocimientos y premios, tanto en el ámbito nacional como internacional. A modo de ejemplos tenemos el  Premio Rey Jaime I de nuevas Tecnologías (2000), Premio Dupont (1995), Premio Europeo de Catálisis “François Gault” (2001), GA Somorjai Adward de la American Chemical Society en 2008, la Medalla de oro del Foro Química y Sociedad a la trayectoria en investigación (2001-2010) o la Gran Medalla de la Academia de las Ciencias francesa (2011).

Science también ha considerado relevantes otros trabajos en los que participan españoles como la vacuna contra la malaria, el descubrimiento de que los seres humanos se dividen en tres grupos según la flora intestinal y el uso de antivirales para cortar con contagios de VIH.

Pregunta: La prestigiosa revista Science ha considerado su hallazgo sobre zeolitas uno de los más importantes de 2011, ¿en qué consiste? Respuesta: Está relacionado con el campo de los materiales y las reacciones químicas. En el campo de los materiales nosotros sintetizamos materiales que esperamos poder utilizar después en procesos de separación de gases o como catalizadores en reacciones químicas. Lo que queríamos era diseñar un material que tuviera poros de distintas dimensiones dentro de la misma estructura. De tal manera que cuando fuésemos a llevar cabo una reacción en la que interaccionasen dos moléculas con distinto tamaño, este material compuesto por poros de distintos tamaños, seleccionase el tipo de molécula que mejor se ajustará a cada poro. Con lo cual el propio material seleccionaría los reactivos y después haría que estos reaccionasen de una manera determinada. Pensamos que este tipo material podría conducirnos a catalizadores más selectivos.

P: Se dice que su hallazgo es una molécula para química verde, ¿qué significa eso? R: En química verde o sostenible evitamos utilizar reactivos peligrosos y, además, evitamos la formación de subproductos. En el caso de formar subproductos los transformamos en moléculas de interés o las destruimos y las convertimos en gases no nocivos. Por ejemplo, el óxido de nitrógeno es perjudicial, no lo podemos transformar pero sí lo podemos descomponer en nitrógeno y oxígeno, o en nitrógeno y agua.

P: ¿Comprometido o con miedo por el cambio climático? R: Creo que todos debemos hacer un esfuerzo, cada uno en su campo, y todos los ciudadanos concienciarnos de que somos parte responsable y podemos ser sufridores. Como parte tenemos que hacer nuestros mejores esfuerzos para evitar en lo posible que este calentamiento se produzca de una manera rápida.

P: Uno de los usos de las zeolitas es en el refino del petróleo, ¿qué ventajas tiene y cómo se benefician los ciudadanos? R: El beneficio principal es que esta molécula con poros muy grandes puede procesar moléculas de petróleo muy grandes. Podría procesar la parte más pesada del petróleo. Es decir, podríamos, por ejemplo, coger asfaltos y convertirlos en fuel, gasolina o diesel. Esto nos conduciría a sacar un mejor provecho de un recurso natural como es el petróleo, y por otra parte, con la misma cantidad de petróleo, producir más energía de manera más eficiente y por tanto, producir menos CO2 por cantidad de energía producida.

P: Después del premio Rey Jaime I, la Medalla de la Academia de Ciencias en Francia en 2011 o el Orden de Mérito Civil en España en 2002, ¿qué ha significado este reconocimiento? R: Una gran alegría que una revista como Science destaque un trabajo español y, además, nuestro. Quizás lo que me ha dado más alegría en mi vida profesional ha sido que  varios de  nuestros trabajos hayan culminado en una aplicación industrial, que proporcione ventajas tecnológicas a compañías españolas y siga dando trabajo a jóvenes y especialistas en nuestro campo.

P: Usted fue uno de los fundadores del Instituto de Tecnología Química (ITQ). ¿En qué situación se encuentra en estos momentos? R: El ITQ fue fundado por Jaime Primo desde la Universidad Politécnica de Valencia y por mí desde el Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Estamos desarrollando investigación de buen nivel y muy conectada con el sistema productivo. Es decir, somos capaces de generar conocimiento y transferirlo con el fin de solucionar problemas reales. Así pues,  un número no despreciable de procesos químicos catalíticos que existen, llevan el nombre del ITQ. Gracias a este trabajo de investigación con empresas somos capaces de contratar a casi 100 personas. Empezamos siendo un equipo de 8 o 10 investigadores y en un total de 14 personas y, en estos momentos, somos casi 150.

Avelino Corma

P: ¿Qué diferencia existe entre la investigación española y la de otros países? R: La diferencia no está en la existencia de grupos punteros, sino en el número de grupos avanzados y en el nivel promedio de la ciencia que se realiza en los diferentes países. Yo creo que cuanto más desarrollado científica y tecnológicamente el número de grupos de vanguardia es mayor y el nivel promedio de la ciencia que se hace más elevado.

P: ¿Por qué decidió zambullirse en el mundo de la investigación? R: Desde pequeño tenía gran interés por preguntarme cosas, saber todo lo posible sobre lo que me rodeaba. La investigación es una manera de poder contestar a las preguntas que uno se plantea sobre cómo es la materia, cómo ocurren las cosas y, el paso siguiente, como podemos controlarlo y modificarlo para nuestro beneficio.

P: ¿Cuáles son retos futuros de la química? R: El control de las reacciones químicas de tal manera que al final lleguemos a cero subproductos. Que seamos capaces de dirigir las reacciones químicas solamente hacia el producto que queremos. Si conseguimos controlar a ese nivel la reactividad química habremos dado un paso muy importante. El siguiente paso será conseguir controlar, no solo una reacción, sino muchas reacciones que ocurren en cascada.

P: En estos tiempos, ¿qué aconsejaría a jóvenes que están interesados en la investigación? R: Uno tiene que luchar por lo que quiere y por lo que cree. Sé que no es fácil, no son buenos tiempos para la lírica, pero a pesar de todo, deben intentarlo. Tienen que marcarse objetivos a distintos niveles y luchar por ellos.  Aquellos que tienen una clara vocación, ganas de desarrollar su profesión y una buena base de conocimiento, creo que pueden encontrar un sitio. De hecho, nosotros tratamos de detectar a estas personas. A pesar de las dificultades no hay que rendirse.

P: ¿Nos puede contar algunas de estas aplicaciones? R: Desde 2006 hasta ahora hay tres nuevas aplicaciones. La primera consiste en disminuir la  cantidad de azufre en el gas natural hasta niveles por debajo de 10 ppb (parte por billón). Esto permite eliminar casi por completo el azufre, lo que permite procesar luego el gas natural y producir hidrógeno de manera más efectiva desde el punto de vista catalítico. Otra aplicación ayudó a que, un producto que se obtenía en 3 etapas y producía por cada kilo de producto deseado, dos kilos de no deseado, conseguimos que se hiciera en una etapa y solo se generase unos pocos gramos de subproducto por kilo. Y, por último, trabajamos en la obtención de un catalizador que mejora claramente la producción de propileno a partir de metanol.

P: ¿En qué está trabajando en estos momentos? R: En el desarrollo de catalizadores multifuncionales para llevar a cabo reacciones en cascada de manera eficiente, sin obtener subproductos y maximizando la selectividad.

Entrevista publicada en Conec el 16/03/2012. Ver original aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s